NAVIDAD: la fiesta de la vida, el regalo del amor

Desde éstas líneas quiero saludaros y desearos a todos, vecinos de Águilas, una feliz Navidad y un año nuevo 2020 favorable para todos. ¿Qué deciros? Deciros que la Navidad es el triunfo de la Vida, es abrir nuevos caminos para el Amor. Dos realidades inseparables que se hacen una gran Verdad en la Navidad: vivir es amar y amar es vivir en felicidad. Padecemos muchas enfermedades, es verdad, pero la más grave sin duda, es el desamor. Ponemos luces de colores que iluminan nuestras calles, decoramos nuestros hogares con árboles repletos de adornos e ideamos belenes, nacimientos muy hermosos, deseándonos felicidades, entrañables crismas; pero una persona sin amor, una casa sin amor… un pueblo sin amor…. una parroquia sin amor está oscura, está oscura por dentro.

Pido al Niño Dios que nos trae el amor del cielo, que con su nacimiento desaparezcan los olvidos y las marginaciones, que no haya mujeres que sufran por la violencia de género, que no haya enfermedades incurables, que los ancianos solos y olvidados reciban el cariño y la atención que merecen, que la insensibilidad y las indiferencias se terminen, que las injusticias crueles desparezcan, que los odios que son epidemias que dividen, se superen con el perdón y el diálogo enriquecedor y constructivo, que el consumismo no nos devore y atolondre,y que en el mundo terminen las guerras asesinas. Pido al Niño Dios que venga cargado con la medicina del amor y nos cure.

Y, especialmente, pido al Niño Dios, por los trabajadores de Agrasa que llevan muchos meses sin cobrar sus nóminas mensuales, y que acaban de ser despedidos, que ven su futuro totalmente negro, que no cejen en su lucha, reivindicando sus derechos y protestando contra todo tipo de abuso laboral y de excesos empresariales, porque los intereses económicos no están por encima de la dignidad de las personas. Que el Niño Dios disipe este horizonte sin amanecer. Nos tenéis a todos a vuestro lado.

Apostemos todos decididamente por el Amor, ese amor que hace que la vida de los demás no nos sea indiferente. Sí, porque aquí está Dios a nuestro lado. Dios es de los nuestros, de lo nuestro, del mismo barro. Dios asumiendo lo que somos, entendiéndonos en lo más profundo. Dios amandonos. Aprovechemos el regalo de la Navidad y hagamos de Águilas una familia que viva en paz, una familia que no tenga en cuenta el ADN de la sangre, sino el ADN del diálogo, de la apertura, del respeto, de la acogida… del amor. ¡Que seamos en Águilas los unos para los otros el mejor regalo.!

 

Feliz Navidad a todos , vecinos de Águilas. Sea Feliz Navidad para todo nuestro pueblo. En cada Navidad Dios llama a nuestra puerta mendigando acogida y amor. Abre tu puerta al niño. Hazte cuna para él. No viene a quitarte nada, viene a dártelo todo. Besa y abraza al Niño Dios. Porque …

– Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad.

– Si has decidido perdonar a alguien, es Navidad.

– Si en tu caminar florece la esperanza, es Navidad.

– Si trabajas por la verdad y la justicia, es Navidad.

– Si tienes deseos de vivir y los comunicas a los demás, es Navidad.

– Si sabes sufrir con amor, es Navidad.

– Si eres solidario y compartes con el que menos tiene, es Navidad.

– Si haces de tu familia un verdadero hogar, es Navidad.

Vuestro sacerdote y amigo Manuel Amatriain Diaz