Oraciones

Quiero veranear contigo, Señor

Jesús, que nos muestras al Dios del descanso y de las vacaciones,

del veraneo y del  día séptimo…,

escucha mi plegaria, atiende a mi oración.

iglesia-domestica

en Betania, en la casa de tus amigos Marta, María y Lázaro.

Que este verano abra mi corazón a tus hijos, mis hermanos,

y convierta mis vacaciones en un lugar de acogida y amistad.

Quiero veranear contigo, Señor,

en el lago de Galilea, junto a Pedro y Andrés, Santiago y Juan.

Que este verano me moje echando las redes a mis hermanos,

y pueda llenar la cesta de corazones para tu Reino.

Quiero veranear contigo, Señor,

en Belén, junto a María, José y tus vecinos.

Que este año mi corazón se convierta en la playa de tu infancia,

y pueda encontrarte, rastreando las huella de los más pequeños, de los más débiles.

Quiero veranear contigo, Señor,

en la región de Samaría, junto a los que son mal vistos.

Que este verano cambie “la tarjeta Visa” por el botiquien de primeros auxilios,

para socorrer a los más pobres, como el buen… “veraneante”.

Quiero veranear contigo, Señor,

a orillas del río Jordán, junto a tu primo Juan.

Que este verano me dé un chapuzón en el agua de la Vida,

y me libre de las impurezas que alejan mi corazón de ti.quiero-caminar-siempre

Quiero veranear contigo, Señor,

en el huerto de Getsemaní, junto a tus discípulos.

Que este verano mis plegarias sean el aire fresco que procede de ti,

y así el oxígeno será la energía de saberme amado por ti.

Jesús, que nos muestras al Dios del descanso y de las vacaciones,

del verano y del día séptimo…

Este año…¡nos vamos juntos!

Fuente: mision joven 16/48

 

 ORACIÓN FINAL del Curso

Señor Dios, llegamos a este fin de curso pastoral.

Gracias por el regalo de la oración.

Por lo que hemos vivido y por lo que hemos compartido.

Gracias, porque a pesar de nuestros cansancios siempre estás con nosotros.

 

Perdón, Señor, por el tiempo perdido, por lo que pudimos hacer y no hicimos,

y por lo que dejamos de hacer por ignorancia o pereza.

Por la palabra estéril o por el amor no reconocido.

Perdón por el trabajo mal hecho, y por nuestras faltas de caridad.

Perdón por vivir algunos encuentros de oración sin entusiasmo.

Hoy, que estamos terminando el curso pastoral, venimos a pedir tu bendición

y tu protección para nosotros y nuestras familias,

y para toda nuestra parroquia: niños y adultos, hombres y mujeres.

¡ Que seamos comunidad orante ! ¡Danos Tu luz!

Ayuda a nuestra parroquia de San José, a crecer con prudencia, con claridad y con sabiduría.

Queremos vivir cada día, con generosidad y bondad, en comunión,

llevando el corazón lleno de amor y esperanza.

Enséñanos a orar sin cansarnos, y a tener las manos listas para compartir.

Cierra nuestros labios y nuestro corazón a la mentira y a toda maldad.

Aléjanos de la envidia, del egoísmo y de la mala conciencia.

Danos un corazón puro y sencillo, presto al auxilio y al perdón.

Ábrenos el camino a nuevas iniciativas pastorales:

para que podamos colaborar con nuestro esfuerzo al desarrollo de nuestra parroquia.

Haz que nuestro espíritu esté orientado a la caridad, que nuestros labios tengan palabras de bondad

y gratitud, que derramen paz y amor a nuestros hermanos,

para que todos reconozcan Tu presencia en nuestras vidas.Renovamos parroquia

Danos, Señor, para el nuevo curso, ilusiones renovadas,

que estemos unidos en permanente entrega de nuestros talentos,

puestos siempre al servicio de Dios y de los hombres.

Líbranos, Señor, de la tibieza, de la pereza y de la superficialidad. Amén

ORACIÓN PARA APRENDER A AMAR

Con motivo de la canonización de Madre Teresa de Calcuta en el Año de la Misericordia, os presentamos para vuestra contemplación y compromiso samaritano, este texto orante que compuso Santa Teresa de Calcuta.

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida.

Cuando tenga sed, dame alguien que necesite agua.MadreTeresaCalcutaGrande-1

Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.

Cuando sufra, dame alguien que necesite consuelo.

Cuando mi cruz parezca pesada,

déjame compartir la cruz del otro.

Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.

Cuando no tenga tiempo,

dame alguien que necesite de mis minutos.

Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien.

Cuando esté desanimada, dame alguien para darle ánimos.

Cuando quiera que los otros me comprendan,

dame alguien que necesite mi comprensión.

Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender.

Cuando piense en mí misma, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;

dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día,

también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

Santa Teresa de Calcuta

teresa_calcuta