Levántate y Camina. ¡Cristo ha Resucitado!

Nuestras calles y nuestras plazas de Águilas, han visto desfilar durante la Semana Santa, en los cortejos procesionales, las imagenes del dolor y de la muerte: el Cristo amarado a la columna; Ntro. Padre Jesús Nazareno, coronado de espinas; El Crucificado, Cristo de la Agonía y el Cristo yacente en su cama y acompañado por el dolor de su Madre la Virgen de la Soledad y los Dolores, la Virgen de la amargura…
Pero hoy, donde ayer reinaban los desgarrados lamentos del tambor, donde las campanas entonaban su melodía de agonía, donde todo, arropado por las tinieblas de la noche, invitaba a la desesperanza, cuando al altar de nuestra iglesia permanecia desnudo, enmudecido y olvidado… Pero hoy… hoy…se oyen vivas, cánticos de alegría, aleluyas y canciones de júbilo.
Sí. Cristo ha resucitado. Esta Pascua, es Pascua que desborda en vida y luz, es tiempo de resurrección…. En lo más cerrado de la noche, cuando estaba encerrado en el sepulcro, todo se transforma, en la tumba entró el sol y su inmenso corazón empezó a latir con fuerza. Como grita el Pregón Pascual de la noche santa: “Ésta es la noche en que rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso del abismo”.
Hoy Dios dice NO a la muerte, hoy Dios pronuncia un No rotundo a los odios, las mentiras, las injusticias, las crueldades, las guerras,  la corrupción, al pecado que conduce a la muerte.
Sí, comunidad de San José, pueblo de Águilas, nuestra fe es una fe en la vida, por que Cristo, el eternamente joven, no fue un idealista iluso, no fue un soñador utópico.
En la montaña de la basura del mundo fue clavada una cruz, y la cruz es principio de vida. Empujemos nuestra historia con la fuerza del Resucitado, levantemos nuestra vida, hagamos verdad la civilización del amor, abramos para nuestra parroquia, para nuestras familias, para nuestra ciudad de Águilas las fuentes de la esperanza… NO prestéis atención a tantos cantos de sirena, que nos confunden, que nos distraen y nos ofrecen una vida vacía envuelta en apariencia de falsa felicidad.
Si hoy nuestra vida se deja iluminar, auténtica y profundamente por Cristo Resucitado, si creemos en su

mensaje de esperanza, si nos abrimos a su proyecto de vida, si nuestro corazón se empapa de la locura de su amor…penetrará en todos nosotros un viento de libertad y en llama que arderá sin apagarse.
Cristo renovando toda la vida. Gritemos con nuestra vida, gritemos todos: ¡Cristo es nuestra Pascua! Cristo ha abierto el camino del hoy y del mañana, Cristo es nuestra eterna primavera, Cristo Resucitado nos diviniza..
Sí, es tiempo  de Pascua… donde se ahuyentan los pecados, se lavan las culpas, se devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes, se expulsa el odio, y se doblega a los poderosos…
La Iglesia os necesita, vuestras familias os necesitan, la sociedad os necesita… vivid la Resurrección porque Cristo es el modelo del hombre nuevo, de la nueva humanidad.

Cristo resucitado  nos quiere libres, no esclavos del consumismo alienante, del hedonismo fácil y superficial, de la violencia destructiva…Cristo resucitado nos necesita vivos y no aturdidos o asustados por un mañana que parece hoy tan oscuro y desconcertante…
Sembremos Águilas, y todos nuestros pueblos y ciudades, de resurrección, que la Pascua dé paso  a una vida comprometida en lo familiar, en lo académico y cultural, en lo religioso, en lo político, en lo social… Seamos como Cristo, Pascua con mayúsculas. Sembrar resurrección es trasmitir un poco de alegría y de amor, es comprometerse en la amistad, en el perdón, la solidaridad, el servicio… es llevar vida a quien carece de vida.

Abramos nuestro corazón y consagremos nuestra a Cristo resucitado. Porque hay un proyecto que realizar, porque hay mucho que mejorar.
En tus manos, en tu corazón, en tu vida…. el Resucitado hoy siembra la semilla de su paz. Que dé abundantes frutos para todos….de ti depende.

CREEMOS EN CRISTO RESUCITADO Y CREEMOS PORQUE CRISTO HA RESUCITADO

Puesto que Cristo ha resucitado, creemos en la vida, ¡para siempre!

Puesto que Cristo ha resucitado, creemos que el hombre es un proceso ilimitado

y que nada de cuanto podamos imaginar es demasiado grande para Él.

Puesto que Cristo ha resucitado, podemos empezar una nueva vida de resucitados

¡cuánto antes!

Puesto que Cristo ha resucitado, creemos en Él.

Puesto que Cristo ha resucitado, la fuerza del presente es el futuro.

Puesto que Cristo ha resucitado, el mundo nuevo está en marcha

y no la detendrán los artífices de las noches del odio, la mentira, las guerras, la corrupción,

el abuso del pequeño arrinconado por la indiferencia de todos. Cree y confia.

Puesto que Cristo ha resucitado, estamos en revolución permanente

y es preciso cambiar el mundo desde sus cimientos.

Puesto que Cristo ha resucitado, hay un amor, una mesa, una puerta abierta para todos.

Puesto que Cristo ha resucitado, creemos en la tierra nueva, que viva en la civilización del amor.

Puesto que Cristo ha Resucitado, creemos y esperamos, amamos y luchamos, caminamos y construimos

y afirmamos que al mor vence a toda muerte.


La Cuaresma 22. En clave Sinodal

Hemos iniciado el tiempo de cuaresma, tiempo para avivar el rescoldo de nuestra fe, y, como nos recuerda este tiempo Sinodal, vivir una verdadera conversión del corazón y una auténtica y significativa conversión pastoral para…

Leer más



Pascua: “Vosotros sois testigos”

¡Feliz Pascua de Resurrección! Fuerza y valentia. Fuerza y utopía. Fuerza y mucho coraje para afrontar este tiempo complicado y difícil que nos ha tocado vivir. Tiempo de tantos desafíos y de tantos retos que…

Leer más