Cristo ha resucitado, resucitemos con Él

Nuestras viejas calles y nuestras nuevas plazas de Águilas, han visto desfilar esta semana, en los cortejos procesionales, las imagenes del dolor y de la muerte: el Cristo atado a la columna; Jesús Nazareno coronado de espinas y cargando con la cruz, el Crucificado en su agonia y el Cristo yacente, roto por la muerte y acompañado por el dolor de su Madre, la Virgen de los Dolores.

Pero hoy, donde ayer reinaban los desgarrados lamentos del tambor, donde las campanas entonaban su melodía de agonía, donde todo, arropado por la tinieblas de la noche, invitaba a la desesperanza, cuando al altar de nuestra iglesia permanecia desnudo, enmudecido y olvidado… Pero hoy… hoy…se oyen vivas, cánticos de alegría, aleluyas y explosiones de júbilo.
Sí, Cristo ha Resucitado. Viva la Alegría de la Pascua…. Viva la vida.
Hoy Dios dice NO a la muerte, hoy Dios pronuncia un No rotundo a los odios, las mentiras, las injusticias, las crueldades…cristo-resucitado
Sí, hermanos de la parroquia de san José, nuestra fe es una fe en la vida, por que Cristo, no fue un idealista iluso, no fue un soñador utópico, un profeta fracasado.
En la cumbre de la cima del mundo y de la historia de la humanidad, fue clavada un cruz, y la cruz es principio de vida. Empujemos la historia, levantemos nuestra vida, hagamos verdad la humanidad liberada, abramos para nuestra parroquia la fuente de la esperanza… NO prestéis atención a esos cantos de sirena, que como un eco rayado, nos cataloga como inútiles y parásitos en la sociedad
Sí,  hoy por nuestra vida pasa auténtica y profundamente Cristo Resucitado, creamos en su mensaje de esperanza, abrámonos a su proyecto de vida, que nuestros corazones se empapen de la locura de su amor…que penetre en todos nosotros un viento de libertad , sólo Cristo Resucitado nos entusiasmará.
Cristo renovando toda la vida. Gritad con vuestra vida. Sí, gritad, gritemos todos: ¡Cristo es nuestra Pascua! Cristo ha abierto el camino del hoy y del mañana, Cristo es nuestra eterna primavera, Cristo es la vida que no acaba.
Sí, este día santo de Pascua… ahuyenta los pecados, lava las culpas, devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes, expulsa el odio, doblega a los poderosos… como dice el Pregón Pascual de la liturgia de la Vigilia.

Permitidme deciros a vosotros jóvenes, en este año en que el Papa Francisco, os tierne en su mente y en corazón de la Iglesia,  para eso os ha convocado a un Sínodo sobre la juventud y la vocación de consagración el próximo mes de octubre;  que teneis un vida cargada de futuro… Vuestras familias os necesitan, el mundo os necesita, la Iglesia os necesita… Águilas os necesita.
Pero os necesita resucitados y libres, no esclavos de la droga, del consumismo alienante, del botellón ruidoso y superficial,  o del sexo fácil y vacío, de la violencia destructiva…os necesita vivos y no aturdidos o asustados por un mañana que parece que nunca llega… Demostrarnos que sois de Cristo Resucitado…

Sembremos Águilas y a todos sus jóvenes de resurrección, que demos paso a una vida comprometida en lo familiar, en lo escolar, en lo religioso, en lo laboral, en lo político, en lo social… Seamos, como Cristo, Pascua con mayúsculas.

No hagamos huelga de la vida, no digamos como aquellos que se creían soñadores, libertarios, de palabra hueca dueños de la historia: “paren el mundo que me bajo”.felicitaci%c3%93ndepascua

No te bajes, no abandones, no arrojes la toalla de la vida… Sembrar resurrección es trasmitir un poco de alegría y de amor, es comprometerse en la amistad, en el perdón, la solidaridad, el servicio… es llevar vida a quien carece de vida.

Viva Cristo, Resucitado. Viva la alegría primaveral de la Pascua. Porque hay un proyecto que realizar, porque hay mucho que mejorar.

En tus manos, en tu corazón, en tu vida…. el Resucitado hoy siembra la semilla de su paz. Que dé abundantes frutos para todos….de nosotros depende, de nuestra vida resucitada depende.


Con el Miércoles de Ceniza, iniciamos la Cuaresma

Comienza la Cuaresma. Seguimos en nuestra ciudad de Águilas viviendo los carnavales. Frenesí, música a todo volumen, bailes, cuerva por litros, abundantes comidas, disfraces, coloridos vivaces, explosión de los sentidos. Y en este ambiente, en…

Leer más