Carta Parroquial: Sólo Jesucristo es nuestra ESTRELLA

Querido cristiano de San José:

Dios siempre se manifiesta al hombre, su estrella sigue brillando en nuestro camino, y su estrella tiene un nombre, es una luz de amor, de paz y de vida. El nombre de esta estrella, el nombre de esta luz es Jesús: el rostro visible del Dios invisible. Jesucristo es la estrella de Dios, que ilumina a los ciegos, que alegra a los tristes, que llena de esperanza a los desesperanzados, que orienta a los perdidos. Jesús como dice el libro del Apocalipsis es “el lucero radiante de la mañana” (Ap 22,16) Él se llama a sí mismo la luz del mundo. Sus palabras son luminosas. Luminosas eran sus obras y todos sus gestos liberadores.
Dejémonos en nuestra parroqepifana-del-seor-37-638uia iluminar por la luz de Jesús, dejemos que su estrella nos guie hacia el amor, hacia la vida solidaria, hacia el servicio constante a los hermanos.
Creer es dejarse iluminar. La fe es un encuentro personal con Dios. Él no es amigo de la noche, de cuanto significa ignorancia, injusticia, sufrimiento, miseria, tristeza o muerte.
Ojalá nuestra respuesta ante la luz de Cristo sea la de los Magos. Vieron y creyeron. Vieron y se dejaron seducior. Vieron y lo dejaron todo. Vieron y se pusieron en camino. Vieron y se dejaron guiar.
El camino de la fe no siempre es fácil, el camino a veces puede ser duro, árido y espeso, puedes encontrar dudas, y puedes encontrar dificultades, tentaciones de abandono. La estrella se puede oscurecer. Y no ves nada, te parece que no sabes a dónde ir. En este caso, hay que seguir caminando en la noche. Apóyate en la Palabra, apóyate en tu deseo de amar, apóyate en la oración, apóyate en tu grupo de fe, apóyate en la Parroquia. Camina y reza, camina y espera, camina y ten paciencia, camina y ama. Y siempre, siempre la luz volverá a brillar, y con Jesús te volverás a encontrar y te llenarás de alegría.