Por qué la Parroquia lleva el título del Santo Patriarca San José

Hasta el 25 de julio de 1790 no hubo un sacerdote asignado en el nuevo poblado de Águilas. Fue destinado el cura don Francisco Contreras Alexandre como encargado de la pequeña feligresía . Y en esa fecha quedó inaugurado el almacén que hacía de templo rectoral dependiendo de la Colegiata de san Patricio de Lorca cuyo abad era don Manuel de Robles Vives, hermano del benefactor del Intendente real don Antonio de Robles Vives y Alarcón. Así continuó la iglesia rectoral durante diez y ocho años bajo el título de la Purísima Concepción y san Indalecio. El motivo de estas dos advocaciones se debía en primer lugar a la devoción mariana de la Inmaculada Concepción como patrona que fue del incipiente caserío. Y san Indalecio fue debido a la leyenda existente en esa época en la cual se decía que el primer obispo de Urci fue despeñado por el cerro del castillo de nuestro pueblo en los últimos años del siglo primero del cristianismo. Este santo fue uno de los siete varones apostólicos que predicaron en España enviados por los apóstoles san Pedro y san Pablo desde Roma. Posteriormente se ha reconocido que esta creencia fue una mera leyenda sin documentación digna de crédito.

Imagen SAN JOSÉ

Así llegamos a principios del siglo XIX donde España fue envuelta por la marea del ejército de Napoleón. El obispado ordenó que esa rectoría se convirtiera en Parroquia bajo la protección de san José. Y en ese almacén que desempeñaba el oficio de templo figuraba un cuadro de la Purísima , y de las ánimas además de la imagen de la Soledad o de los Dolores. En ese tiempo de la inauguración de la nueva parroquia de san José , se colocó un cuadro del santo patriarca en el citado almacén.

Por aquellos años la familia del alpargatero Antonio Romero e Isabel Morales ya estaba en excelente posición económica. Sus hijos Ginés y Antonio fueron reclutados para ingresar en el ejército mientras que el menor José María era un párvulo en la casa paterna. Este sintió la vocación sacerdotal y sobre el año 1840 cantó su primera Misa . Él empeñó parte de su herencia para que su sacerdocio fuera desempeñado en Águilas

Con el bum minero nuestro pueblo remontó el vuelo en aumento de población y se crearon varias fundiciones de plata y plomo. Don José María devoto del cabeza visible de la familia de Nazaret puso su título en una de sus fundiciones enmarcada en la zona de Poniente junto a la Iberia.

Cuando llegó el tiempo de la inauguración del hermoso templo de san José en los primeros días de diciembre de 1853, el sacerdote y beneficiado don José María Romero Morales, gastó toda su fortuna en ayudar a la construcción del templo . Y una vez levantado en la plaza de Isabel II y denominada de la Constitución , aún le quedó dinero para comprar las bellas imágenes del Nazareno y de san José. Ambas tallas fueron colocadas en sus altares , retablos de madera , ornamentos , cordones de seda y de oro y floreros de plata . Además del trono procesional de nuestro Padre Jesús Nazareno.

Este dadivoso sacerdote ,don José María Romero Morales ,falleció a finales de los años setenta del siglo XIX. Sirven estas líneas como homenaje y recuerdo del cura aguileño que gastó toda su fortuna en hacer realidad el templo actual de san José.

Pero por desgracia todo lo que se gastó en los altares y las citadas imágenes y demás objetos de culto, fue destruido y saqueado en el vandálico asalto de la tarde del 14 de agosto de 1936.

Finalizada la contienda de la guerra civil en abril de 1939 , el benemérito cura párroco de san José don Antonio Sánchez Bernabé , fue el encargado en la dura tarea de la reconstrucción de las naves del templo convertido en almacén . Para ello contó con la colaboración de las familias más pudientes del pueblo.

La Imagen del santo Patriarca que preside hoy la parroquia fue adquirido por el matrimonio don Sebastián Fernández Cerdán y doña Rosita Martínez Garriga.